19 de junio de 2009

Mónica Angelino

8 comentarios:

  1. ¡Qué bueno! Esto es una vuelta a lo que decía Borges que decía Bioy que decía aquella enciclopedia: "Los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres".

    Abrazos cachicuernos, polirrítmicos.

    Hasta pronto.

    ResponderEliminar
  2. Hagamos que no duelan.
    Y serán menos.

    jejejeje.

    ¿A que si?.

    Besoteeeeeeeeee

    ResponderEliminar
  3. noooooo
    me quiero matar.Vibramos en la misma onda sonora.
    te quiero,gringa,pero a mì nio me duele,che.Es mas,me gustan las agurras.
    Y pongo agurras porque
    CONFIRMADOOOOOOOOOOOO
    MÒNICA DEBE CAMBIAR LAS GAFAS!!!!!!!!
    ESCRIBISTE AGURRAS Y ADORÈ EL NEOLOGISMO,

    ResponderEliminar
  4. mierda! perdón, pero tenía que decirlo así. qué te parió, angelino, qué te parió. qué bueno esto... y que terrible.
    propongo ruptura general de espejos, total... ya sabemos que no es eso lo que nos trae la mala suerte.
    abrazo, genia!

    ResponderEliminar
  5. Aunos les duelen más que a otros.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  6. Cuanta verdad en esta frase...

    ResponderEliminar
  7. qué bueno, Mónica, pero intentemos que no nos duelan y así seguro que ni nos enteramos de que existen.

    Te he dejado un premio en mi blog y puedes pasar a recogerlo cuando quieras.

    Un beso que te llegue al corazón

    Ana

    ResponderEliminar
  8. Y que, al parecer, sabemos ocultar convenientemente en estos tiempos en que las arrugas no triunfan. Saludos cordiales.

    ResponderEliminar